LAS
NIÑAS
DE LA
GUERRA
Subí los parlantes
(Automático)
[email protected]
Cuidado, el enemigo está a la izquierda.
No tengas miedo. Atacaremos todos al mismo tiempo.
Apúrate... apúrate...
Parece un juego, pero no lo es.
Ahora mismo, decenas de
miles de niñas y niños están
peleando en guerras en más
de cuarenta países.
Colombia, Irak, Sri Lanka,
Uganda, Sierra Leona...
[email protected]
Antes, las principales víctimas de la
guerra eran militares. En la última
década, han muerto dos millones de
niños y niñas en conflictos armados.
Muchos, en sus casas. Otros, como
soldaditos y soldaditas.
La Convención de los Derechos del Niño
establece que
ningún menor de 15 años deberá participar
directamente en hostilidades o ser
reclutado por las fuerzas armadas.
Aprendimos a manejar granadas,
puñales, metralletas...
Teníamos que pelear y matar.
Actualmente, 350 mil
menores de edad están en las
primeras líneas de fuego.
Obedientes, baratas, sin otra
obligación que jugar a la
guerra real.
[email protected]
En Colombia hay 11 mil niños
combatiendo.
La mitad son niñas. Es una de las
cifras más altas del mundo, sólo
superada por Birmania y el Congo.
Las niñas soldadas también
ayudan a reclutar y
secuestrar a otros niños para
convertirlos en soldados.
Y a ejecutarlos si intentan
escapar.
Nos tocaba cocinar,
limpiar los campamentos.
Nos mandaban a espiar a los pueblos,
saquear las casas.
Algunas compañeras eran obligadas a
cumplir misiones suicidas
y a caminar sobre campos minados.
Pero lo más terrible es servir
como esclavas sexuales
para los otros soldados y para
los jefes.
El comandante me violó y volvió a violarme durante
varios meses. Cuando me embaracé, me obligó a
abortar.
[email protected]
Muchas de estas jovencitas fueron secuestradas, muchas tuvieron que
unirse al ejército o a las fuerzas rebeldes para poder sobrevivir.
Un día estaba haciendo de centinela y me escapé.
Me atraparon. Me hicieron cavar veinte metros
de trinchera, me mandaron veinte veces por la
leña, y me amarraron a un palo por dos semanas.
Por suerte, no me mataron.
Las niñas que sobreviven quedan
marcadas de por vida. Traumatizadas
por los abusos que presenciaron o que
les obligaron a cometer.
Son las niñas de la guerra. Muertas, despedazadas por las
bombas, violadas, arrancadas de sus familias.
[email protected]
¿Que cuente cómo es la guerra?
Todo se hace pedazos, todo desaparece....
Sólo se siente el miedo y la muerte.
Radioclip perteneciente a la serie:
Ciudadanas con plenos Derechos
[email protected]
Descargar

Las niñas de la guerra